Aterrizaje de emergencia barajas

España: avión de air canada visto sobrevolando madrid antes de

El vuelo AC837 con destino a Toronto había salido de la capital española a primera hora de la tarde del lunes, pero tuvo que solicitar un regreso de emergencia después de que uno de sus dos motores se dañara y se rompiera un neumático durante el despegue.
En un comunicado enviado por correo electrónico a The Associated Press, la aerolínea dijo que el avión «experimentó un problema en el motor poco después del despegue», así como la rotura de un neumático, uno de los 10 que tiene el Boeing 767-300. Añadió que el avión «está diseñado para operar con un solo motor y nuestros pilotos están totalmente entrenados para esta eventualidad.»
Se trata del segundo incidente del día en el aeropuerto internacional de Madrid, el más transitado del país. A primera hora del lunes, el aeropuerto cerró durante más de una hora debido al avistamiento de drones en las inmediaciones.

Alerta de emergencia en el aeropuerto de barajas en madrid

icono bookmark-bicon bookmarkicon cameraicon checkicon chevron downicon chevron leftticon chevron rightticon chevron upicon closeicon v-compressicon downloadicon editicon v-expandicon fbicon fileicon filtericon flag ruicon full chevron downicon full chevron lefticon full chevron rightticon full chevron upicon gpicon insicon mailicon moveicon- musiccon mutedicon nomutedicon okicon v-pauseicon v-playicon searchicon shareicon sign inicon sign upicon stepbackicon stepforicon swipe downicon tagicon tagsicon tgicon trashicon twicon vkicon yticon wticon fm

Aterrizaje de emergencia del airbus a380 de lufthansa en madrid barajas

MADRID, 3 feb (Xinhua) — Un avión Boeing 767 de Air Canada se vio obligado a realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas de Madrid el lunes por la noche tras sufrir daños en su tren de aterrizaje y en uno de sus motores durante el despegue.
El vuelo AC837 despegó de Madrid con 128 pasajeros a bordo con destino a Toronto aproximadamente a las 14:30 hora local. Al parecer, uno de los neumáticos del tren de aterrizaje explotó durante el despegue, enviando fragmentos del neumático al motor izquierdo del bimotor.
El piloto informó a los pasajeros de que la aeronave tendría que «volver al aeropuerto de Barajas, pero tenemos los depósitos llenos de combustible y vamos a seguir dando vueltas en el aire para utilizar parte del combustible, por lo que iremos más ligeros al aterrizar».
El Boeing 767 pasó entonces varias horas en un patrón de espera al sur de la capital a unos 2.000 metros de altura, mientras un caza F-18 del Ejército del Aire español procedente de la base aérea de Torrejón, cercana a Barajas, volaba junto a él para inspeccionar los daños.

Desechos de avión que caen del cielo

Dos incidentes graves que pueden ocurrir ocasionalmente de forma aislada en cualquier aeropuerto, se produjeron al mismo tiempo en el aeropuerto de Madrid-Barajas el lunes, afortunadamente sin daños, y poniendo a prueba las medidas de seguridad del aeropuerto y los protocolos que funcionaron perfectamente.
Alrededor de las 12:30 horas, dos pilotos notificaron a la torre de control el avistamiento de uno o dos drones cerca del espacio aéreo del aeropuerto. Inmediatamente se activó el procedimiento de seguridad con el cierre casi total del espacio aéreo y de las pistas, por lo que durante hora y media, hasta las 14:15 horas, el aeropuerto permaneció sin despegues y con aterrizajes muy espaciados sólo por la pista 32L. Unos 25 vuelos se vieron afectados y fueron desviados a otros aeropuertos. Mientras tanto, la Guardia Civil ha iniciado una investigación para identificar al propietario del dron, cuya infracción puede ser sancionada con una multa de hasta 225.000 euros.
Pero minutos después de restablecer el tráfico aéreo, y en plena reorganización de los vuelos, el vuelo AC837 de Air Canada con destino a Toronto que acababa de despegar a las 14:33 horas se declaró en emergencia, ya que durante el despegue reventó un neumático dañando uno de los dos motores. El capitán del avión decidió apagar el motor, y tras comprobar que la situación estaba controlada solicitó aterrizar de nuevo en Madrid, aunque tuvo que permanecer volando en círculos durante casi cinco horas a baja altura (entre 2.300 y 800 metros) sobre algunos barrios de Madrid, y consumir así gran parte del combustible por prevención antes del aterrizaje, ya que este modelo de avión, un Boeing 767-300, no permite evacuarlo en vuelo. Durante este tiempo, un caza F-18 del Ejército del Aire voló durante unos minutos junto al avión para fotografiar los daños y poder evaluarlos mejor. Finalmente, y tras un gran despliegue de medios, el avión aterrizó sin ningún percance a las 19: 08h en la pista 32L, con todos los dispositivos de seguridad y emergencia del aeropuerto listos para actuar.