Colegio ortega y gasset

Generación ortega y gasset

Clare Britt (She/her) es una fotógrafa que vive y trabaja en Chicago, IL. Su trabajo explora temas sobre la materialidad y la forma deconstruyendo imágenes fotográficas y haciendo capas de imágenes encontradas para crear collages escultóricos. También utiliza la luz como tema y objetos encontrados en el espacio para transformar lugares ordinarios en instalaciones específicas. Fundó la organización artística sin ánimo de lucro Fraction Workspace en Chicago, IL (2003-2007). Se graduó en la Universidad de Illinois en Chicago con un máster en Bellas Artes (2008). Es fotógrafa independiente y viaja por todo el país documentando diversos proyectos, entre los que se encuentran el centro de vida asistida para discapacitados visuales Friedman House y el centro de rescate de perros One Tail at a Time. Es cofundadora y directora de Ortega y Gasset Projects, con sede en Brooklyn, Nueva York. Visite su página web en www.clarebritt.com y sígala en instagram en @clarebrittphotographer.
Nickola Pottinger vive y trabaja en Brooklyn, Nueva York. Fue nominada para la beca Rema Hortmann para artistas emergentes en 2018. Su trabajo ha sido expuesto en Mild Climate en Nashville TN, Far X Wide, Deli Gallery, Ortega Y Gasset Projects, Industry City y Jack Shainman Gallery en Nueva York. Pottinger se licenció en la Cooper Union. El trabajo de Nickola ha sido publicado en Hyperallergic y en el Epoch Times.

Filosofía de ortega y gasset

Obviamente, viajar con un amigo es genial. Mi primer viaje fuera de Estados Unidos fue a España en el 99 para estudiar. Fui con un buen amigo y compartí una suite con él en la residencia. Así que tenía un amigo incorporado en la Fundación. Pero, si vas solo, conocerás a docenas de personas estupendas con al menos una cosa en común: tener una nueva experiencia en Toledo.Leer más >
Como se puede imaginar, el hecho de alojarse en una especie de dormitorio significa que se convive con otras personas que hablan inglés. Por lo tanto, es posible que hables en inglés con tus compañeros fuera del aula. Pero, sin duda, conocerás a mucha gente en tu misma situación y harás amigos con los que posiblemente volverás a casa después del programa.
Por otro lado, alojarse con una familia en Toledo significa hablar mucho más en español. Definitivamente, esto ayudaría a las habilidades lingüísticas de uno. Además, podrás ver cómo vive una familia en España. Sólo eso puede ser razón suficiente para hacer una estancia en casa. Sin embargo, no pasarías tanto tiempo como eventualmente querrías pasar con otras personas en el viaje con el que tienes clases. Además, alojarse con una familia puede significar estar lejos de la escuela y del lugar donde todos se reúnen.Leer más >

Wikipedia

El curso de economía fue impartido por un profesor que habla buen inglés y que solía trabajar para el Banco Mundial, muy perspicaz, me encantó cada minuto de clase con ese profesor. Pero la selección de cursos es muy limitada desafortunadamente, y no hay manera de sacar dos semestres de lo que tenían para ofrecer.Leer más >
El programa de Estudios Hispánicos, Latinoamericanos y Europeos se creó como una alternativa a los planes de estudio que este tipo de programas suelen presentar en las universidades españolas, organizando una actividad docente dirigida específicamente a los estudiantes extranjeros, pero con el nivel y la variedad de oferta académica que estos suelen encontrar en sus universidades de origen.

Ortega y gasset sobre el amor

1. Mi proyecto estrella de STEP fue una estancia de seis semanas en Toledo (España). Hice dos cursos de español (arquitectura y antropología) y me alojé con una familia de acogida. La escuela en la que estudié, patrocinada por la Fundación José Ortega y Gasset, era un instituto para que los estudiantes extranjeros se sumergieran en el idioma y la cultura.
2. Antes de viajar a España, esperaba que este país fuera un mundo completamente diferente. Esperaba enfrentarme a un choque cultural extremo y luchar cada día para realizar las funciones cotidianas. Pero no fue así. Por supuesto, los primeros días que estuve allí las cosas parecían diferentes (la dieta, el idioma y los horarios son muy distintos), pero al cabo de unos días empecé a darme cuenta de que muchas cosas eran muy parecidas. Al principio, era raro escuchar cuando las personas mayores hablaban en español (¡claro que hablan en español!) Era «bonito» escuchar a los niños pequeños hablar en español. Pero después de un tiempo, me di cuenta de que todo es igual. Hablan un idioma diferente, y hacen las cosas un poco diferentes, pero al final todos somos iguales. Siempre lo supe, así que no sé por qué me sorprendió tanto. Soy un gran predicador de la igualdad y la aceptación. Siempre he creído que debemos aceptar a todo el mundo por sus diferencias, pero no me había dado cuenta de que no hay tantas diferencias.